Introducción al crédito: definiciones, conceptos y sistemas de crédito

Definición de crédito

 

CRÉDITO es el intercambio de bienes y servicios por una promesa de pago en una fecha futura. Al hablar en este capítulo de crédito, lo hacemos de créditos a corto término y no de créditos a largo término. Aquellas compañías que tengan necesidad de créditos a largo plazo buscarán inversores que compren títulos, debentures u otras obligaciones a largo plazo, las cuales lo serán por un término de varios años. De hecho, se considera como mala práctica financiera pedir créditos a corto plazo y usar este dinero para la compra o construcción de nuevos edificios, adquisición de compañías subsidiarias, etc. Los préstamos obtenidos sobre la base del crédito comercial (a corto plazo) deben ser liquidados rápidamente y al vencimiento .. del período especificado, es decir, 30, 60 ó 90 días, sin que intervenga en este pago el hecho de que el propósito del préstamo haya sido lo. grado o no. Un comerciante deberá ob. tener su capital en forma tal que no se vea constantemente molestado con pagas, renovaciones, etc., de préstamos a plazo fijo; normalmente, y en especial en aquellos casos en que él está iniciando un negocio sin mucho capital, tendrá dé por sí ya suficientes problemas financieros, tales como el manejo  de sus créditos comerciales a corto plazo, los cuales le proveen de capital circulante. Un factor importante para una buena operación financiera de una compañía, es financiar el negocio con los medios adecuados.

Pocos son los negocios que hacen sus ventas únicamente mediante pagos al contado. El uso del crédito en la industria está tan extendido, que una compañía nueva que entrase dentro de una rama de la industria y tratase de cambiar los términos de los créditos dentro de esa rama, encontraría, sin duda alguna, considerable oposición. En cierto sentido, al extender crédito, el vendedor está financiando al comprador al prestarle el capital involucrado en la transacción durante un período prefijada de tiempo, a menudo de 30, 60 ó 90 días. El vendedor puede en esta forma manejar su negocio con mucho menos capital del que sería necesario en otra forma, y si él es suficientemente hábil como para lograr un rápido giro de estos bienes, se encontrará en buena posición para obtener mayor ganancia.

Los bancos son los establecimientos que extienden la mayor parte de los créditos comerciales. Mediante sus depósitos acumulan dinero en efectivo, el cual prestan por medio de créditos a otros que pueden tener la oportunidad de utilizado obteniendo una ganancia.

 

Conceptos sobre créditos

 

El crédito es el cambio de un bien presente contra la promesa de entrega de un bien futuro, existente o no en el momento en que se concierta la operación. Es, en otros términos, un cambio de prestaciones no simultáneas.

Para que exista crédito hace falta que exista fe y confianza en la persona que lo solicita, a fin de que dicha persona que promete el cumplimiento de una cosa, demuestre, por medio de sus antecedentes morales y materiales, su capacidad para hacerla. En el comercio, el crédito se basa en la garantía moral y material de la persona que lo solicita. Así, por ejemplo, si Juan Pérez vende a Pedro Carda mercaderías a plazo, el señor Carda (comprador) goza ante el señor Pérez (vendedor) de un crédito, que le permite disponer de las mercaderías que recibe sin abonarlas en el acto, pero con el compromiso de pagarlas dentro del plazo estipulado.

En este caso, el vendedor se funda, por una parte, en las condiciones morales y de reconocida solvencia del comprador (crédito personal), y por la otra; en su capacidad comercial. Un ejemplo de lo que puede el crédito lo da una industria. El industrial envía a crédito (con o sin documento) sus productos a los representantes que tiene distribuí dos en las diversas plazas de consumo. Éstos, a su vez, los enajenan, recibiendo su precio, después de un tiempo más o menos extenso. El comprador que goza de crédito, podrá disponer de esos productos, sin desembolso de dinero en el acto de adquirirlos, y solamente los abona después de un plazo más o menos largo.

Lo cual nos demuestra que el productor no podría continuar el proceso productivo y mantener en marcha su  industria, a menos que tuviera a su disposición las reservas suficientes; pero como esto no sucede en el común de los casos, el fabricante se ve en la necesidad de recurrir al crédito que habrán de proporcionarle los Bancos, a fin de que pueda adquirir las materias primas, pagar los jornales de los obreros, etc.
El crédito habrá subsanado toda dificultad para el desenvolvimiento de su industria hasta cobrar las cuentas a cargo de sus representantes, quienes lo harán apenas cobrado de los compradores
consumidores.

El crédito llena, además, importantísimas funciones económicas, que son:

  • 1 Proporcionar los sustitutivos de la moneda, permitiendo economizar el empleo de aquélla. Éstos son: la Letra de cambio, el Pagaré, la Factura conformada, ete. Por sí mismos no tienen valor alguno, y solamente lo adquieren cuando los deudores gozan de crédito ante sus acreedores.
  • 2 Permite una mejor utilización de los capitales. En efecto, los capitales, por medio del crédito, pasan de las manos de los que no los necesitan a las de aquellos que se hallan en condiciones de utilizarlos.Los Bancos, a este respecto, desempeñan una misión económica de primer orden: reciben capitales de aquellos que no desean usarlos en el proceso productivo, para ponerlos en manos de quienes los puedan convertir en productivos.
  • 3 Hace posible la creación de importantes empresas. Mediante la acumulación y combinación de capitales, en efecto, se ha llegado a empresas, como por ejemplo la construcción del canal de Panamá, el canal de Suez, obras que sin el crédito no hubiera sido posible ejecutar, dado que una sola persona no hubiese podido proveer el capital necesario.
  • 4 Por último, facilita el cambio y aumenta el comercio. El proceso de la producción moderna es tan vasto y complicado, que suelen transcurrir meses y años antes de que el producto llegue a manos del consumidor, que habrá de pagar, en definitiva, el precio.
     

 

Sistemas crediticios

 

Los sistemas crediticios de una compañía pueden ejercer un efecto importante sobre las ganancias de un negocio. Si su política de créditos es demasiado estricta, se perderán ventas; si demasiado liberal, las pérdidas debidas a deudas incobrables aumentarán. Es deber del gerente de créditos establecer una política crediticia que se encuentre entre estos dos extremos y que al mismo tiempo marche al unísono con el estado financiero de la compañía. Para ello deberá cooperar con el gerente de ventas y con los jefes financieros de la compañía.

Es muy fácil para un gerente de créditos no tener pérdidas. Todo lo que debe hacer es rechazar negocios con todos aquellos clientes potenciales que no tengan la más alta reputación al respecto. Esta política, sin embargo, afectará a las ventas de la compañía y podrá resultar especialmente inconveniente en aquellos casos en que una compañía tiene capacidad de producción mayor que la que está utilizando, y por lo tanto tiene un costo fijo que da por resultado costos unitarios altos en razón de que debe ser repartido entre una pequeña cantidad de unidades. Si se hubiesen asumido riesgos de crédito razonables y si se hubiese obtenido un volumen adicional, aun con pérdidas un poco mayores en los pagos, la compañía se hubiese beneficiado en dos formas: primero, de la ganancia derivada de las ventas adicionales que antes habrían sido rechazadas; y segundo, debido a un costo más bajo por unidad de producción.

Si las ventas a los consumidores fueran sólo al contado y no se extendiesen créditos, los productos de algunas de las mayores industrias no se venderían, a tal extremo que la reducción en la venta de esos productos interferiría seriamente en su producción en masa, y por lo tanto debería aumentar el precio de aquéllos. Si los automóviles se compraran al contado, es perfectamente razonable presumir que habría muchos cientos de miles de automóviles menos en los caminos. Lo mismo ocurriría en el caso de las ventas de máquinas de lavar, de aparatos eléctricos para el hogar y de aparatos de televisión.

Un comerciante no puede actuar sin correr riesgos. La sola posesión de materias primas, de materiales a medio trabajar y de mercaderías terminadas implica riesgos de caídas de precios, de las cuales generalmente él no se puede proteger por sí mismo. Al comerciar, pueden encontrarse muchos clientes que no sean precisamente los mejores pagadores, pero los cuales, sin embargo, pagarán sus cuentas en la gran mayoría de los casos. Estos se encuentran involucra dos en los riesgos normales del negocio, que él deberá estar dispuesto a soportar.

Sin embargo, al otorgar créditos, hay que considerar también que por varias razones algunos comerciantes no constituyen riesgos razonables, ya sea debido a. su falta de buen carácter o de habilidad comercial, ya a las condiciones generales de comercio que prevalecen dentro de la industria. Naturalmente, los pedidos de éstos deberán ser rechazados. El otorgamiento de crédito, además de toda la información necesaria recibida por el gerente de créditos, exige una gran dosis de criterio comercial y de sentido común.

El gerente de créditos deberá encarar su trabajo más bien desde un punto de vista positivo, antes que negativo. Deberá inclinarse más bien a decir "sí" en vez de decir "no", y podrá hacer esto sin dejar de ser conservador. Deberá ser cordial y discutir el problema del crédito en una forma que demuestre su deseo de ser útil y tener voluntad para resolver los problemas crediticios del cliente. Tal actitud, aun cuando él no acuerde créditos en casos 'justificados, creará una buena voluntad para con el negocio y el gerente de créditos y propiciará buenas relaciones con el público.