Las tareas del gerente comercial de una empresa

La labor del gerente comercial puede definirse ampliamente como la de Planificar, organizar, dirigir. y contra. lar las actividades del negocio, para lo grar los objetivos del mismo. Este objetivo, en una empresa comercial, será el de obtener ganancias por medio de la producción, la financiación, la distribución de mercaderías o la provisión de servicios.

 
 

Factores que el gerente debe considerar

 

Si bien se ha establecido que el objetivo de una empresa comercial es la ganancia, la ausencia de ésta no indica necesariamente que la administración sea mala, ni tampoco la obtención de una ganancia adecuada indica que la administración sea buena. El éxito de toda empresa depende de dos clases de factores:

 

  •  Factores internos, en su mayor parte bajo control del gerente.
  •  Factores externos, sobre los cuales tiene poco o ningún control.

Los factores internos se refieren a la acertada dirección de la compañía. Los factores externos, tales como períodos de grandes depresiones comerciales, actos de fuerza mayor, o sea incendios, inundaciones, ciclones o hasta también mala suerte, están más allá de su control. Tanto como sea posible, el gerente deberá protegerse contra riesgos; por ejemplo, deberá contratar seguros contra incendios, inundaciones, ciclones, etc. Sin embargo, poco es lo que el gerente puede hacer para contrarrestar pérdidas de ganancias resultantes de una depresión.

Ocurrirá algunas veces que una compañía gana dinero debido a razones que están fuera de su control. Puede tener la suerte necesaria como para estar actuando en un mercado de vendedores en el cual la demanda de bienes es tan grande que los altos precios resultantes producen ganancias, aun al industrial menos eficiente. Por otro lado, la compañía puede, por razones que nada tienen que ver con la buena administración, contar con grandes existencias de materias primas cuyos precios aumentan sustancialmente. La buena administración requiere que una compañía se proteja a sí misma tanto como pueda, por medio de seguros, por ejemplo, contra fuerzas sobre las cuales no tenga control, como así también por medio de una cuidadosa administración interna, para asegurarse así una operación económica y efectiva. Siguiendo este sistema, con toda seguridad se llegará, a la larga, a producir las deseadas y esperadas ganancias.