Ventas en consignación: consignaciones remitidas y recibidas

CONSIGNACIONES RECIBIDAS

 

Se da el nombre de Consignación recibida a la operación de recibir mercaderías u otros efectos, para ser vendidos por cuenta y orden de la persona que los remite, llamado comitente. Para saber más de consignaciones, en el curso de ventas.

 

CUENTAS QUE INTERVIENEN.

- En esta clase de operaciones intervienen dos cuentas, que son:


a)Consignación de Fulano de Tal. b) Fulano de Tal, Su cta. consignación.

La primera de estas dos cuentas se abre para que se haga cargo del valor de los efectos recibidos en consignación, con orden de venta por cuenta de la persona que los envía, y de los gastos que ocasiona, hasta su total liquidación, con crédito a la cuenta del comitente, representado, en este caso, por la cuenta Fulano de Tal, su cta. consignación.

Se debita por el costo de los efectos recibidos en consignación y de los gastos que origine la negociación de los mismos, y por el saldo resultante, en la época de su liquidación, con crédito a la del comitente. Se acredita por el importe de las ventas de los efectos recibidos en consignación; por el importe de las devoluciones, etc., que haga el consignatario, si las hubiere; por el saldo resultante, en la época de su liquidación, con débito a la del comitente. No estando liquidada la consignación en la época del Balance general, se cerrará como cualquier otra cuenta del activo. Al liquidarse la consignación, se saldará con crédito o débito a la del comitente, según resulte dicho saldo deudor o acreedor, respectivamente.
En ningún caso el saldo de esta cuenta representará, para el consignatario, una ganancia o una pérdida. El resultado de la operación sólo afecta al comitente.

La segunda de estas dos cuentas, o sea la cuenta Fulano de Tal, su cta. consignación, es la contrapartida de la cuenta estudiada anteriormente y tiene por objeto representar al comitente, durante la negociación de su consignación.

Se debita por el importe de las entregas que el consignatario hace a su comitente, a cuenta de su consignación;  por el saldo que arrojare la cuenta Consignación de Fulano de Tal en la época de su liquidación, cuando éste resultare deudor; por el importe que el consignatario envía al comitente, por saldo de lo que le adeuda por la consignación liquidada. Se acredita por el valor de los efectos recibidos en consignación y por el saldo que arrojare la cuenta Consignación de Fulano de Tal, al resultar éste acreedor. Se salda por el pago del líq nido producto.

 

CONSIGNACióN REMITIDA

 

Cuando una persona envía mercaderías a otra para que las venda por su cuenta y orden, tendremos una Consignación 1'emitida.
En esta clase de operaciones intervienen dos cuentas, que son:

1 Consignación a Fulano de Tal.
2 Fulano de Tal, mi cta. consignación.

La primera de estas dos cuentas se abre para que se haga cargo del valor de las mercaderías enviadas en consignación, más los gastos que ocasiona dicha remesa y su negociación. Representa, por lo tanto, el costo total de la consignación.

Se debita por el costo de las mercaderías enviadas en consignación, más los gastos y por el saldo que arrojare dicha cuenta, en la época de su liquidación, cuando éste resultare  con crédito a la cuenta de Mercaderías, por ser ésta la que origina la ganancia obtenida en la consignación liquidada.

Se acredita por el importe que arroja la cuenta de venta y líquido producto, que el consignatario está obligado a remitir a su comitente, una vez liquidada la consignación; por las devoluciones, descargos, etc. que haga el consignatario durante la negociación y, por último, por el saldo resultante en la época de la liquidación, cuando éste resultare deudor, con débito a la cuenta Mercaderías, por provenir de esta cuenta la pérdida sufrida en la negociación.

No estando liquidada la consignación, se cerrará en la época del Balance general, como toda cuenta del activo.
Estando liquidada y aún no cerrada, se saldará con crédito o débito a la cuenta Mercaderías, según sea su saldo deudo]' o acreedor.
El saldo de esta cuenta puede presentarse bajo dos puntos distintos: 19, estando aún sin liquidar la consignación remitida; 29, estando ya liquidada.

En el primer caso, su saldo representará el valor de las mercaderías remitidas en consignación.
En el segundo, si deudor, representará una pérdida; si acreedor, una ganancia para el comitente.
Si no arrojare saldo alguno al ser liquidada la negociación, no habrá producido ni pérdida ni ganancia para el comitente.
La segunda de estas dos cuentas, o sea la de Fulano de Tal, mi cta. consignación, se abre para que se haga cargo de los valores provenientes de la negociación, al recibirse del consignatario la cuenta de venta y líquido producto.
Se debita por el importe que arrojare la cuenta de venta y líquido producto, al recibirse ésta del consignatario.
Se acredita por las entregas que el consignatario haga a su comitente, a cuenta de la consignación recibida y por la suma recibida por el saldo de la consignación liquidada.

Al no estar liquidada la consignación en la época del Balance general, se cerrará como cualquier cuenta del Pasivo.
Al estar liquidada, su saldo deudor representará, para el consignatario, un activo y se cerrará como tal; su saldo acreedor representará para el consignatario un pasivo, y se cerrará como tal, en la época del Balance general. Se presentará este ultimo caso cuando el consignatario haya adelantado al cliente mayor suma de la percibida por la negociación de la consignación.