Las instituciones bancarias, evolución histórica y definición de banco

Los fenómenos económicos que se producen en la economía contemporánea, no pueden interpretarse bien sin la intervención de los bancos.
 

 

Historia de los bancos

 

La actividad de los primeros bancos que se circunscribía a cambiar la moneda metálica que le entregaba su clientela, fue substituida paulatinamente por la de recibir la moneda metálica, en cambio de la cual entregaban certificados de depósitos que servían a sus poseedores para realizar sus operaciones sin necesidad de preocuparse por la conservación y cambio de dichos signos metálicos.

Posteriormente, los que se dedicaban a este tráfico comercial, observaron que buena parte de los poseedores de los certificados de depósito no requerían su reembolso en moneda metálica. Ante esta comprobación, vieron los banqueros la posibilidad de entregar en préstamo una cantidad mayor de certificados de los que guardaban en moneda contante y sonante en sus arcas.

El negocio bancario era ya visible. Los compromisos que asumían los bancos con terceros eran superiores a los fondos metálicos que conservaban en su poder.

La etapa posterior en la evolución bancaria muestra la transformación de los certificados de depósitos en billetes de banco emitidos en un principio por diversos bancos de cada país, para pasar Juego a ser una facultad exclusiva de los bancos oficiales de emisión.

Pero la gran importancia del negocio bancario aparece cuando el billete de banco pierde importancia en favor del depósito que puede ser movilizado con el cheque.

 

Antecedentes de los bancos online

 

Las notas de crédito en papel fueron inventados en la época de las Cruzadas por las tesorerías y bancas de los Templarios, que daban fe de una posesión en Europa para que fuera acreditada por la banca en Jerusalén.

Durante la Edad Media y comienzos de la Moderna las mercaderías: alhajas, especias, brocados, paños, etc., eran la moneda de trueque corriente que cambistas y banqueros aceptaban y a;entaban en sus libros, y que cambiaban por la única circulante: el oro. Este metal, con la fascinación que causó siempre en los pueblos primitivos y en los más avanzados, quizás gracias a su poder imperecedero y su capacidad de reflejar, instaló lo que se llamaría luego patrón oro.

Ya en la época renacentista surgieron los prestamistas con interés, en las bancas de "usura" en la Ciudad Estado de Venecia. Con la revolución industrial los bancos alcanzaron en Europa un papel preponderante, asociados en primer término con las coronas de las principales naciones, que funcionaron como entidades financieras, sobre todo, en un primer momento, de los viajes a ultramar para conseguir nuevas posesiones de tierra.

Un ejemplo de esto es el banco de Inglaterra, fue fundado en 1694. Es aún hoy el banquero del gobierno británico y en sus libros se asientan las enormes sumas de los ingresos y gastos de la nación. Además actúa coino consejero general financiero ante el Tesoro. ¿Cómo se llegó de ahí a los bancos online o virtuales?

El primer antecedente del banco online es el cajero automático, que revolucionó el concepto de banco para cualquier tipo de pago o trámite en la década de 1980. Esto disminuyó el volumen de las colas de las instituciones bancarias, para también incrementar el caudal de operaciones realizadas en estas sucursales conectadas a una central por vía telefónica.

Podríamos decir que los bancos son un territorio donde lo virtual fue siempre una virtud: se da fe de que hay dinero en una cuenta aunque ese dinero no esté en dicho lugar físicamente. Los bancos online han aprovechado la tecnología de internet para poder hacer sus transacciones sin salir el cliente de su casa. Las grandes transacciones de dinero ya no utilizan más la vía telefónica sino que usan la red de internet, y todo indica que en el futuro las opciones de las instituciones bancarias con extensión online se multiplicarán.
 

Concepto de banco

Para poder interpretar el actual mecanismo bancario, es menester saber previamente qué se entiende por banco.

Puede decirse al respecto que los bancos son las instituciones que actúan como intermediarios entre los que ofrecen el ahorro y los que demandan el crédito.

Para simplificar el razonamiento podemos referir nos al ahorro que forma un empleado. Éste percibe un sueldo determinado, parte del cual gasta para subvenir a sus necesidades de manutención, vestido, diversiones, etc. El remanente que retiene y no gasta constituye su ahorro. Este análisis puede generalizarse para todas las capas sociales que integran la población de un país.

Los fondos ahorrados son recogidos por los bancos quienes los prestan a su clientela, que en esta forma dispone por un período dado de una suma de dinero proveniente del ahorro de terceros, con obligación de devolverlo en plazo fijo.