El balance de pagos

Para seguir entendiendo el patrón oro, es menester comprender previamente qué es un balance de pagos. Por de pronto tenemos las exportaciones y las importaciones que constituyen el comercio visible de un país. Las exportaciones dan lugar a un ofrecimiento de moneda extranjera, pues los compradores del exterior pagan, por ejemplo, en dólares, que los exportadores venden a los bancos de su país, quienes les entregan su equivalente en moneda nacional.


a) LA DEMANDA DE MONEDA EXTRANJERA.

 

- Por su parte, las importaciones requieren ser pagadas en la moneda del país vendedor, lo que da lugar a una demanda de moneda extranjera en el mercado interno, ejercida por los importadores, quienes entregan su equivalente en moneda nacional. Si, por ejemplo, yo soy un comprador de libros norteamericanos, para poder adquirirlos debo obtener un giro en dólares en un banco local, entregando los pesos necesarios para comprar los dólares, que al ser cobrados por el librero extranjero dará lugar al pago de la obligación. Habrá en consecuencia una demanda de moneda extranjera (en este caso dólares).

Si un ciudadano sudamericano desea viajar a Francia, tiene que comprar en un banco de su país los francos necesarios para poder realizar la excursión. Es una demanda de moneda extranjera. Lo mismo ocurre si desea ayudar a sus parientes en Europa o si el gobierno debe pagar los servicios de la deuda externa, o los particulares los compromisos que han contraído en el extranjero o los dividendos por inversiones foráneas hechas en el país.

También habrá una demanda de moneda extranjera cuando se desee comprar títulos o hacer otra clase de inversiones fuera de la nación, pues será necesario colocar a disposición del banquero extranjero, los dólares, las libras esterlinas, los francos, etc., según fuera el
lugar de la inversión. Asimismo podrá haber una demanda de divisas -sinónimo de moneda extranjera- cuando exista desconfianza en la moneda nacional, que puede suceder cuando se tema una desvalorización de la misma, y en este caso se transformará la moneda nacional en moneda extranjera, lo que implica ejercer una demanda en el mercado de cambios.

En síntesis, la demanda de moneda extranjera puede responder entre otros conceptos a los siguientes: importación de mercaderías; gastos de fletes y pasajes en barcos extranjeros; gastos de turismo en el extranjero; pago de los servicios de la deuda privada o del gobierno en el exterior; pago de los dividendos o ganancias de empresas extranjeras radicadas en el país; remesas de inmigrantes; inversiones en el extranjero de capital nacional; fuga del capital nacional a otros países, etc.

b) LA OFERTA DE MONEDA EXTRANJERA.

- Es evidente que la oferta de divisas se producirá por las operaciones inversas, cuya clasificación más importante es la siguiente: exportaciones de mercaderías; servicios prestados en el extranjero por la marina mercante nacional, porque los fletes o pasajes que se pagan en los puertos del exterior lo serán en moneda extranjera que aumentará su oferta en el mercado local; servicios prestados por los bancos, compañías de seguros nacionales, etc., en el extranjero; gastos de los turistas extranjeros en el país, que pagarán su estada con la moneda de su país de origen; cobro de los cupones y dividendos de los títulos que poseen los nacionales en el exterior y capitales que ingresan en el país para invertir se en la industria, comercio, producción o en la compra de títulos públicos que crean un ingreso de divisas en el mercado nacional.

Todo este conjunto de operaciones comerciales, financieras y algunas veces especulativas, determinan la entrada y salida de divisas que se reflejan en la situación del balance de pagos, que según los casos se encuentra en equilibrio, en déficit o en superávit.

c)  EJEMPLO DE COLOMBIA.

- Como ejemplo práctico podemos hacer una mención escueta del balance de pagos de un país de América latina, como Colombia. Durante el período 1940-45, que comprende la duración de la segunda guerra mundial, Colombia ha tenido un superávit de 155 millones de dólares en su balance de pagos. La razón está en que la oferta de oro y moneda extranjera superó en ese importe a la demanda de divisas.

La oferta de ora y moneda extranjera estaba formada por los siguientes conceptos: exportación de mercaderías, cuyo rubro preponderante es el café, por un total de 508 millones de dólares; importación de capitales por 177 millones de dólares, destinados especialmente. a la industria del petróleo, y compras de oro por 140 millones de dólares, lo que hace una oferta total de oro y moneda extranjera de 825 millones de dólares.

Aclaramos que Colombia es productora de oro, el que juega en el balance de pagos como una exportación de mercaderías, porque con su venta en el mercado internacional se obtiene el equivalente en moneda extranjera, como sucede con cualquier otra exportación. En cuanto a la demanda de moneda extranjera, estaba formada en primer lugar por la importación de mercaderías que en el lapso 1940-45 alcanzó a 524 millones de dólares; a transferencias hechas por el gobierno nacional en pago del servicio de la deuda y otras obligaciones por 33 millones de dólares; a pagos hechos a residentes del exterior por 35 millones de dólares y otras remesas por 78 millones de dólares, lo que hace un total de 670 millones de dólares.

La diferencia entre la oferta de oro y divisas (825 millones de dólares) y la demanda de moneda extranjera (670 millones) da el superávit de 155 millones de dólares que arroja el balance de pagos de Colombia durante el quinquenio de 1940 a 1945.

 

LAS FLUCTUACIONES DEL BALANCE DE PAGOS Y EL FUNCIONAMIENTO DEL PATRÓN ORO CLÁSICO

 

Se entiende por un balance de pagos equilibrado, cuando coinciden el activo (oferta de moneda extranjera) y pasivo (demanda de moneda extranjera). Cuando la demanda y la. oferta de divisas se equilibran, la moneda nacional no va a fluctuar en términos de esas monedas extranjeras. Si el país tuviera un déficit en su balance de pagos, una forma práctica de saldarlo sería concertando un empréstito externo. Pero supongamos que todos los movimientos se salden con el oro existente en el país. Existe déficit del balance de pagos, cuando la demanda de moneda extranjera supera a la oferta. Como el oro se puede convertir en cualquier moneda cotizable en el mercado internacional, es claro entonces que el hueco creado por el desnivel entre la demanda y oferta de divisas se cubre con la exportación del oro, que al ser vendido se transforma en la moneda extranjera que hace falta para enjugar el déficit del balance de pagos.

a) MOVIMIENTO DE LOS PRECIOS Y LA TASA DE INTERÉS. - ¿Qué efectos trae la salida de oro según la economía clásica? Se produce en primer lugar el drenaje de metálico y una reducción de los efectivos bancarios. Todos aquellos que tienen que pagar en el exterior, deben entregar moneda local ofreciendo sus propios billetes, o reduciendo sus depósitos bancarios, que, al ser retirados, disminuyen las existencias de los bancos, que para cubrirse de nuevas extracciones y estar en condiciones de hacer frente a futuros créditos, deben reforzar sus existencias de caja mediante una política de restricción del crédito.

Se produce entonces un proceso de liquidación en los negocios, al exigir los bancos la cancelación de sus créditos, que obliga a los comerciantes a aumentar sus ventas para pagar dichos compromisos. Finalmente, el crecimiento en la oferta de mercaderías trae una baja de precios en el mercado interno.

La evolución de los hechos es:

 

  1. salida de oro
  2. reducción del medio circulante
  3. restricción del crédito
  4. baja de precios en el mercado.

 

Los economistas clásicos dicen que cuando un país tiene los precios más bajos, resulta un mercado ideal para comprar, porque todo comprador va a ir al mercado donde adquiere un producto a un precio inferior. Se tiende a estimular la exportación, cuya expansión trae aparejada una mayor oferta de moneda extranjera ..
El tipo de interés es el otro factor que. interviene en el proceso que tiende al equilibrio del balance de pagos.
Cuando los bancos inician el proceso de deflación (reducción del crédito), elevan el tipo de interés, a fin de desalentar el pedido de nuevos préstamos que pueda hacerle su clientela.

 

b) EL MOVIMIENTO DE CAPITALES.

 

En un régimen de libre convertibilidad monetaria, el capital se coloca en aquellas plazas que le dan un rendimiento superior. Es lógico entonces pensar que el país deficitario, que sufre una baja de precios y tiene una tasa de interés alta, a raíz del drenaje de oro, va a recibir el aflujo del capital extranjero, que aumentará la oferta de moneda extranjera.


C) LA CORRECCIÓN DEL BALANCE DE PAGOS.

 

- Tan pronto como aumenta el ritmo de las exportaciones y la llegada de capitales extranjeros, se interrumpe la salida de oro y el balance de pagos torna a su equilibrio. Por eso decían los economistas clásicos que es necesario dejar libertad absoluta al movimiento de oro para que se logre una pronta disminución de los embarques de metálico y, de ese modo, un equilibrio del balance de pagos.

En el país que recibe el oro se produce el fenómeno inverso: Entra el oro, aumenta el circulante y las existencias bancarias, hay mayores facilidades para la concesión de créditos con la baja del tipo de interés, factores éstos que según los economistas clásicos traen la dilatación de los préstamos. El mayor poder de compra de la población tiende a estimular los precios. El país que recibe el oro, al subir los precios disminuye las exportaciones y aumenta las importaciones, que es el fenómeno inverso al producido en el país que pierde el oro.

Mediante este proceso, señalado por los economistas clásicos, se reajustan los balances de pagos por la influencia que tienen los precios en el desarrollo del comercio exterior.