El Banco Internacional Reconstrucción y Fomento

Se trató de un organismo creado por el acuerdo Bretton Woods. Sus accionistas deberán ser asimismo miembros del Fondo Monetario Internacional, habiéndose suscrito acciones por valor de 9.100 millones de dólares.

 

INTEGRAClON DE CUOTAS

 

La forma de integración de las acciones es la siguiente: 2 % en oro o dólares, dentro de los 60 días de iniciarse las operaciones del Banco; 18 % en moneda local, debiendo integrarse el 8 % en el primer año y el 80 % restante cuando fuera solicitado por el Banco, a opción del accionista ya en oro, ya en dólares, ya en la moneda que requiera el Banco.

 


CARÁCTER DE LOS PRÉSTAMOS

 

El Banco es un organismo que complementa el Fondo Monetario Internacional, pues mientras éste tiene por objeto facilitar créditos para financiar necesidades transitorias del balance de pagos, aquél tiende a estimular las inversiones a largo plazo, para la reconstrucción de las economías arrasadas por la guerra y el desarrollo de los países atrasados.

Con ese objeto garantizará los préstamos otorgados por otros organismos o por capitalistas privados, así como otorgará créditos cuando los deudores no pudieran obtener esos fondos en términos razonables. El monto total de los préstamos y garantías no podrá exceder del capital suscrito más las reservas y utilidades no distribuidas del Banco.

El otorgamiento de los préstamos o garantías será hecho con los debidos recaudas y no tendrá el carácter automático que revisten las facilidades otorgadas por el Fondo Monetario Internacional.

 

REQUISITOS A CUMPLIR PARA LA CONCESióN DE LOS PRÉSTAMOS

 

Para conceder los préstamos o garantías deberán cumplirse los siguientes requisitos:

  • 1 Que las autoridades del país del préstamo (gobierno, Banco Central, etc.) , garanticen el pago del préstamo, intereses y gastos.
  • 2 Que no se pueda obtener el préstamo en el mercado interno o externo en condiciones razonables.
  • 3 Que una comisión técnica integrada por un experto del país solicitante, recomiende el préstamo, que deberá ser de reconstrucción y fomento.
  • 4 Que el servicio del préstamo sea razonable v conforme a su destino.
  • 5 Que existan presunciones convincentes del cumplimiento satisfactorio del préstamo.
  • 6 Que se cubra con una compensación adecuada el riesgo que asume el banco en la operación.

Los diversos antecedentes que debe poseer el Banco Internacional antes de conceder el préstamo, muestran que no se trata de desparramar los fondos sin posibilidades de recuperación, sino más bien de hacerlos llegar a la parte interesada, cuando todos los indicios muestran que son requeridos para el desarrollo de la economía de un país. Los préstamos directos que efectúe el Banco provendrán del 20 % del capital integrado y reservas acumuladas, así como de los fondos que obtenga en los mercados de los países participantes.

 

DISPOSICIONES QUE CONTIENEN LOS PRESTAMOS

Antes de conceder un préstamo, el Banco obtendrá la aprobación de la nación en que levanta los fondos, así como de aquella otra en cuya moneda se estipula el préstamo. En principio, el importe en moneda extranjera del préstamo se circunscribirá a los pagos en esa moneda, que tuviera que hacer el país prestatario por compras vinculadas a la realización del proyecto, autorizándose únicamente en casos excepcionales la entrega de préstamos en la moneda local del prestatario, cuando éste no puede obtener esos fondos en el mercado interno a precios razonables. En esta forma se toman todas las medidas para que los fondos prestados sean utilizados en las necesidades reales del préstamo y no para otros fines.

Se establece que en cada operación, además del interés, amortización y pago de la comisión, se fijará la moneda en que deberá hacerse el pago de los servicios, dándose la opción al prestatario de pagarlo, ya sea en oro o en una moneda distinta a la indicada en el contrato.
Los fondos podrán ser empleados únicamente para los fines que fueron prestados, entregándose las sumas respectivas a medida que la ejecución del proyecto lo requiera, no obligápdose en forma alguna a que todo o parte del préstamo se aplique en realizar compras en uno o varios de los países que participan en el préstamo.

Con esta disposición se destruye una práctica inveterada en la política internacional de los préstamos, que consistía en que el prestatario utilizara los fondos comprando únicamente en el país prestamista. Ahora, con las nuevas disposiciones, el prestatario ya no tendrá esta traba y podrá comprar en el lugar que le parezca más conveniente, con el beneficio consiguiente para el comercio internacional.

 

LOS SERVICIOS DE LOS PRESTAMOS Y LA MONEDA DE PAGO

 

La experiencia recogida en materia de préstamos internacionales muestra que muchas veces los países prestatarios, por dificultades producidas en sus balances de pago, no han podido satisfacer los servicios de sus deudas. Para salvar esta dificultad se dispone que si el país prestatario sufre una gran carencia de divisas podrá aceptarse que pague con su propia moneda, hasta plazos no mayores de tres años, siempre que se garantice el valor de la moneda y su readquisición posterior. Asimismo se podrán conceder moratorias para el pago y modificación de las amortizaciones del préstamo.

En esta forma desaparece uno de los mayores inconvenientes con que pueden tropezar los países deudores para cumplir los servicios de los préstamos. Si no tienen moneda extranjera, se les acepta el pago en moneda local, siempre que la garanticen contra posibles desvalorizaciones y estén dispuestos a readquirir la moneda local contra entrega de divisas, cuando desaparezca la escasez de moneda extranjera.

Supongamos, por ejemplo, que un país agropecuario ha concertado un préstamo del Banco Internacional de Reconstrucción y Fomento para la instalación de una represa y que cuando deba pagar el primer servicio se encuentre con un saldo reducido de moneda extranjera debido a la pérdida de sus principales cosechas, que al disminuir fuertemente sus exportaciones, le impidan disponer de la divisa de pago. En tal caso, es justificado que en lugar de pagar en la moneda estipulada en el contrato, lo haga en su propia moneda, en la seguridad que cuando desaparezca esa situación de emergencia, pueda retirar la moneda local entregando en pago de los servicios la moneda extranjera convenida.

Aquí podemos observar cómo el Fondo Monetario Internacional y el Banco de Reconstrucción y Fomento son dos instituciones que se complementan en momentos de déficit del balance de pagos. Mientras que el Fondo Monetario facilitará a la nación deficitaria la moneda extranjera que ésta necesita de acuerdo con las limitaciones establecidas, para satisfacer sus necesidades de importación, o el cumplimiento de. sus compromisos externos, el Banco Internacional, al postergar la exigencia del pago en divisas de los servicios de sus préstamos, permitirá al país deudor disminuir los inconvenientes de su déficit transitorio en el balance de pagos, o recurrir con menor intensidad a las facilidades que le otorga el Fondo Monetario Internacional.

OTRAS DISPOSICIONES

El acuerdo se refiere luego a la forma de otorgamiento de las garantías, al modo de cumplir el Banco sus responsabilidades, a la suspensión de sus operaciones, liquidación de sus obligaciones, a su dirección, administración, inmunidades y privilegios. Cualquier país podrá retirarse de la institución, previo aviso por escrito del Banco, siendo responsable de sus obligaciones, mientras quedara pendiente alguno de los préstamos o garantías contraídas antes de su retiro.

Se dispone también que cuando un país deje de ser miembro del Fondo Monetario Internacional, cesará asimismo como miembro del Banco, salvo que se disponga lo contrario por votación especial.