La concentración del oro, reservas monetarias y balances de pago positivos en América

La concentración de oro en Estados Unidos

 

La política de Estados Unidos no sólo ha sido un factor preponderante en las tendencias de la producción mundial del oro. En el lapso 1934-1948 pueden distinguirse tres períodos perfectamente definidos, a saber:

Primer período de 1934 a 1941 Segundo período de 1941 a 1945 Tercer período de 1945 a 1948

El primer período, que corre desde el año 1934 hasta el año 1941, se caracteriza por una fuerte absorción de metálico por parte de ese país. Las importaciones netas de oro a Norte américa en dicho período alcanzan a 16.847,8 millones de dólares.

Se atribuyen estos fuertes ingresos de metal  no sólo a sus balances de servicios u otros conceptos adeudados a los Estados Unidos.
El depósito de oro en custodia es conveniente cuando existe la intención de utilizarlo en el país en que se encuentra guardado, evitándose en esa forma los gastos de flete, seguros, etc., que implica todo movimiento visible de metálico de un país a otro.

LOS VUELCOS EN LA CORRIENTE DE METÁLICO

El segundo período comprende los años 1941-1945, en que se observan las siguientes fluctuaciones: Sus existencias, que tocan un máximo de 22.737 millones de dólares en 1941, son de 22.726 millones en 1942, para bajar a 21.938 millones de dólares en el año 1943.

En el año 1944, Norteamérica exporta oro por 845 millones de dólares, y en el año 1945, por 106 millones de dólares. El tercer período incluye los años 1945-1948. Terminada la segunda guerra mundial, se reproduce la situación señalada en el lapso 1934-40, al crecer las existencias de

 

LOS EXCEDENTES DE LAS EXPORTACIONES Y LAS RESERVAS MONETARIAS DE AMÉRICA LATINA (1939-1944)

 

Este vuelco en el movimiento de oro en los Estados Unidos de Norteamérica tiene su explicación en que, mientras la mayoría de sus exportaciones fueron dirigidas a los países beligerantes, sin dar lugar a la entrega de moneda extranjera, por ser financiadas por la ley de Prestamos y Arriendos, sus importaciones provenientes en buena parte de América latina fueron pagadas en dólares. y como ese país no pudo satisfacer durante ese período la demanda de artículos civiles, requeridos por los países de América latina, algunos de éstos tuvieron un gran excedente de exportaciones, debido a que sus ventas a Norteamérica superaron grandemente las compras de ese país.

Las cifras compiladas por el "Boletín de la Reserva Federal de Wáshington" muestran que el excedente de exportaciones de los países de América latina, que corresponden en parte al comercio con aquel país, alcanzó en el período 1940-44 a 3.531 millones de dólares.
Pero como dichas naciones han debido efectuar en ese lapso diversos pagos al exterior, el aumento neto de sus existencias de oro y divisas entre esas fechas fue de 2.507 millones de dólares, correspondiendo los incrementos más Importantes a la Argentina con 756 millones de dólares; al Brasil con 552 millones de dólares y a Cuba con 425 millones de dólares, según surge del cuadro anterior.

 

LOS BALANCES DE PAGO POSITIVOS DE AMÉRICA LATINA EN 1939-44 Y LA INFLACION MONETARIA

Los fuertes saldos positivos de los balances de pagos de los países de América latina que reflejan estas cifras, han sido uno de los factores principales en la expansión de los medios de pago y en el proceso inflacionista de dichas naciones.

La razón es fácil de comprender. Los exportadores venden sus letras en moneda extranjera a los bancos, quienes les acreditan el equivalente en moneda local en sus depósitos en cuenta corriente. Crecen en consecuencia los depósitos a la vista, cuya contrapartida está dada por la moneda extranjera adquirida por los bancos, quienes las venden al Banco Central, y éste les acredita su importe en las cuentas de depósitos que mantienen en el Instituto emisor. El Banco Central a su vez, transforma la moneda extranjera en oro cuando se trata de dólares, de donde surge que en último grado, el oro sigue siendo un elemento significativo en la creación de los medios de pago. Se explica la transformación de los dólares en oro, porque éste constituye aún hoy el mejor instrumento para finiquitar los pagos internacionales.

Luego, uno de los factores que han propendido a aumentar el medio circulante de las naciones latinoamericanas ha sido el aumento del oro y divisas creado por sus balances comerciales positivos. Puede decirse que en la mayoría de los casos, este factor externo ha sido el más importante en la dilatación de los medios de pago.

 

EL FACTOR INTERNO DE INFLACION MONETARIA EN LA AMÉRICA LATINA

 

El otro factor ha sido de carácter interno y corresponde generalmente a la utilización del crédito bancario para enjugar los déficit de presupuesto que al aumentar los depósitos bancarios y la moneda en circulación, produce -según ya explicamos cuando estudiamos la inflación- el mismo efecto monetario que la entrada de divisas.

Estos dos factores son los que han producido el aumento de los medios de pago, que al ser superiores al crecimiento de los bienes disponibles en el mercado, han elevado los precios y reducido el nivel de vida.

En algunos países, los factores internos han sido el elemento principal del crecimiento de los medios de pago, como ha sucedido en el Brasil, en que según las estadísticas dadas a conocer por la Reserva Federal norteamericana, de los 29.000 millones de cruzeiros en que aumentaron sus medios de pago, correspondieron 17.910 millones de cruzeiros a factores internos y 11.046 millones a factores externos por el crecimiento del oro y divisas; en Chile, en que de un total de 3.863 millones de pesos de crecimiento en los medios de pago, correspondieron 2.192 millones a factores Y 1.671 millones al oro y divisas, y en México, donde, de un total de 2.473 millones de pesos, correspondieron 1.551 a factores internos y sólo 922 millones a los vinculados con las cuentas internacionales. Véase más adelante el cuadro correspondiente, preparado con datos publicados por la Reserva Federal.

Es natural que si estos últimos países hubieran sido parcos en el uso del crédito bancario interno, se hubiera atenuado grandemente el efecto inflacionista producido por el ingreso de oro y divisas, y el alza en el costo de la vida sería menos apreciable.

MOVIMIENTO DE ORO EN LOS ESTADOS UNIDOS
 

En la década del 40, las existencias de oro en dicho país crecieron de 8.238 millones de dólares a 22.737 millones de dólares. Pero el crecimiento de las reservas de oro de los otros países no crece sólo por las exportaciones de oro norteamericanas, sino también por el aumento de oro en custodia que mantienen en dicho país.

Al 30 de noviembre de 1945, los países extranjeros disponían en Estados Unidos de 4.187 millones de dólares de oro en custodia, que podían movilizar para pagar sus obligaciones por mercaderías.