El oro y su influencia en la moneda y el crédito

Los que han seguido de cerca las alternativas ocurridas en la producción mundial del oro en los últimos cuatro lustras podrán decir con fundada razón que no se cumplieron los vaticinios que en diversas oportunidades hicieron los técnicos. Cuando al terminar la guerra del año 1914, se reunieron los expertos de los países aliados, existía la impresión generalizada que la producción futura del oro sería declinante.

Como ya en ese entonces no existía una buena distribución de oro en el mundo y muchos países carecían de metal amarillo, los economistas propiciaron que en tales casos el retorno a la convertibilidad metálica se hiciera bajo las normas del patrón cambio oro, que aceptaba la conversión de la moneda nacional en divisas convertibles en oro.

 

PRONóSTICOS DE LOS TÉCNICOS

Ya nos hemos referido en otro capítulo a los graves inconvenientes que la implantación del sistema del patrón cambio oro produjo en la economía monetaria internacional, por lo que nos bastará recordar aquí que la opinión sobre la merma futura en la producción del oro fue ratificada en el informe del año 1932 de la Delegación del Oro de la Liga de las Naciones, la que para hacer el pronóstico sobre el ritmo futuro de la producción aurífera se basó en los estudios presentados por los geólogos sobre la vida de los filones auríferos en explotación.

 

 

 

a) LA DESVALORIZACIÓN DE LA LIBRA ESTERLINA Y EL ASCENSO DE LA PRODUCCIÓN MUNDIAL DE ORO.

 

 

- Los técnicos de la Liga de las Naciones no previeron en esos informes la incidencia que las fluctuaciones monetarias de algunas divisas de gran importancia internacional tendrían en la producción futura del oro.

Los hechos posteriores mostraron cómo la depreciación de una moneda de empleo mundial modificaba el ritmo de la producción del oro.
Es así como la desvalorización de la libra esterlina ocurrida el 21 de septiembre de 1931 alteró las perspectivas del negocio aurífero. Toda la producción del oro se vendía en el mercado de Londres en libras esterlinas. Cuando esta moneda se desvalorizó, los productores recibieron una cantidad mayor de libras papel en pago de su producción metálica. Como no se alteraron los gastos de explotación (reposición de maquinarias y mano de obra), los mineros obtuvieron mayores utilidades que les permitió la explotación de las minas marginales de bajo tenor aurífero y la aceleración de la producción en las vetas que se encontraban en funcionamiento.

En esta forma, repuntó la producción mundial del oro en pugna con los pronósticos de los expertos de la Liga de las Naciones.

 

 

b) INFLUENCIA DE LAS COMPRAS ESTADOUNIDENSES DE METAL AMARILLO.

 

 

- Cuando Estados Unidos desvalorizó en el año 1934 el dólar y fijó el precio de compra de la onza fina de oro en 35 dólares, se confirmó el estímulo a la industria de extracción del metal amarillo, cuya producción ascendente siguió desarrollándose sin inconvenientes, al encontrar un mercado seguro en ese país, cuya Tesorería adquiría sin cortapisas todo el oro de procedencia nacional o extranjera que se ofreciera en el mercado.

LA PRODUCCIóN MUNDIAL DE ORO

Al iniciarse la segunda guerra mundial, no se interrumpió este movimiento ascendente en la producción mundial de oro, que creció de 823 millones de dólares en el año 1934 a 1.209 millones de dólares en el año 1939, para tocar el máximo de 1.297 millones en el año 1940.
Pero en los tres años siguientes se interrumpió el ritmo ascendente de la producción a raíz de la escasez de mano de obra, la dificultad de reponer las maquinarias y demás útiles de trabajo requeridos para proseguir la extracción satisfactoria del mineral y la política seguida por algunos gobiernos de desalentar esa producción.

Esta política se hizo más enérgica a medida que avanzaba la guerra, Y la producción mundial de oro bajó así a 794 millones de dólares en el año 1944, según surge del cuadro siguiente: