Las operaciones pasivas de un banco: depósitos y disponibilidad bancaria

Concepto de depósito bancario

 

Las operaciones comerciales pasivas están formadas primordialmente por los depósitos en cuenta corriente, depósitos en caja de ahorros y depósitos a plazo fijo. También se incluyen en el pasivo, los préstamos o adelantos que obtenga el banco de otras instituciones de crédito o del propio Banco Central en el caso de redescuento, así como el capital y reservas.

Los depósitos en cuenta corriente son utilizados por medio del cheque y son una verdadera moneda bancaria, pues todo aquel que posee una cuenta de esa naturaleza puede ejercitar su acción en el mercado de bienes o servicios de igual forma que lo haría si poseyera un billete de banco, bastándole para ello pagar con cheque.

El uso de los depósitos en cuenta corriente sujetos a cheque ha facilitado grandemente el movimiento de las transacciones comerciales, porque ha economizado el empleo del circulante gracias al funcionamiento de las cámaras de compensación. En efecto, los depositantes pagan sus obligaciones, sus compras de mercaderías, de servicios, etc., con cheques girados contra sus respectivas cuentas corrientes. Esos cheques son depositados por sus beneficiarios en los bancos donde tienen cuenta corriente. Si se da el caso que la firma depositaria del cheque lo hace en el mismo banco del firmante del cheque, no se producen movimientos de fondos entre dichas personas, porque el banco acredita el importe correspondiente en la cuenta del depositante del cheque, con débito en la cuenta corriente del' firmante del cheque. En esta forma, se cancelan obligaciones mediante meras operaciones de contabilidad en los libros del banco emisor de la libreta de cheques.

Lo común es que cada banco reciba no sólo cheques girados contra las cuentas corrientes abiertas en el mismo banco, sino también cheques girados contra los otros bancos de plaza. En lugar de llevar estos últimos cheques a las ventanillas de los bancos emisores y cobrar el importe correspondiente en efectivo, para a su vez estar sujeto a la operación inversa por parte de esos bancos que tienen cheques contra el banco cobrador provenientes de documentos depositados por su clientela en sus cuentas corrientes, y que darán lugar al desembolso de efectivo, existe un procedimiento mucho más expeditivo que consiste en canjear cada banco en la Cámara Compensadora los cheques a su favor y en contra.

El saldo neto que resulta, se acredita o debita según los casos en las cuentas que tiene cada uno de los bancos en el Banco Central, que es donde funciona la Cámara Compensadora. En esta forma puede operarse por grandes sumas de dinero, sin que exista una circulación real de billetes, pues todas estas operaciones se cancelan mediante débitos o créditos en las cuentas corrientes abiertas en el banco emisor de esos cheques o con créditos o débitos en las cuentas que mantienen los bancos en la Cámara Compensadora del Banco Central de cada país.

Los otros depósitos que reciben los bancos son los que se hacen en caja de ahorros y a plazo fijo, que no pueden en principio ser movilizados con el cheque y constituyen por sus características depósitos de una estabilidad mayor que los colocados en cuenta corriente.

 

LAS DISPONIBILIDADES BANCARIAS

La diferencia que existe entre las cuentas pasivas del banco comercial (depósitos, obligaciones con el Banco Central, con otros bancos, otras obligaciones y cuentas, capital y reservas y cuentas de resultados) y sus operaciones activas (préstamos e inversiones, inmuebles, muebles y útiles, etc.), está dada por sus disponibilidades en caja y bancos o sea el dinero en efectivo que mantienen en sus propias arcas y los fondos depositados en el Banco Central, así como los fondos depositados en otros bancos, los cheques y valores a la vista.

NóMINA DE LOS RUBROS BÁSICOS DE BALANCE DE UN BANCO COMERCIAL

Como síntesis y a título ilustrativo, presentamos a continuación los rubros básicos que se incluyen en el balance de un banco comercial argentino que no opera en cambios extranjeros. Cada uno de dichos rubros tiene a su vez diversos subrubros que aclaran la índole de las operaciones que realiza.

 

ACTIVO Efectivo

 

  • Otros Fondos Disponibles
  • Inversiones a Plazos Cortos e Intermedios Préstamos
  • Títulos, Acciones y Obligaciones Inmuebles
  • Bienes Diversos
  • Otras Cuentas
  • Cuentas de Resultados.

 
PASIVO Depósitos

 

  • Banco Central de la República Argentina Obligaciones con otros Bancos
  • Otras Obligaciones
  • Otras Cuentas
  • Cuentas de Resultados Capital y Reservas.

LA CREACION DE DEPOSITOS POR EL SISTEMA BANCARIO

 

En el curso de esta exposición hemos dicho que los depósitos sujetos a cheque constituyen una verdadera moneda bancaria al circular los depósitos por medio del cheque. Lo que interesa destacar ahora es que los depósitos en cuenta corriente no surgen únicamente del ahorro de la colectividad, esto es, de los fondos de terceros que voluntariamente ingresan en el banco, sino que también provienen del sistema bancario.

Los bancos crean depósitos cuando acuerdan crédito a su clientela, ya que el importe del préstamo se acredita en la cuenta corriente del prestatario. En consecuencia, los depósitos no sólo se crean por el ahorro, sino también por el propio mecanismo bancario. Para facilidad de comprensión seguiremos una serie de ejemplos escalonados de carácter esquemático del profesor Fisher que explican el juego de los préstamos y los depósitos.
 
Comenzaremos con el caso más sencillo que nos recuerda el funcionamiento del antiguo Banco de Ámsterdam.

Este banco recibía oro para guardarlo en sus arcas y entregaba unos certificados de depósito que autorizaban a obtener la cantidad representativa del oro cuando le era solicitado. Supongamos que en el activo del banco había 100 millones de florines en oro; y en el pasivo, los mismos 100 millones de florines oro en depósitos bancarios.

Como se observó, que no todos los depositantes extraían dicho oro, sino que lo utilizaban de acuerdo con sus necesidades económicas, se pensó que no había ningún peligro en prestar una cantidad de dicho metálico. Es la segunda etapa en el proceso bancario. Con los mismos 100 millones de florines oro en el activo, se conceden préstamos de 50 millones de florines en la forma de documentos descontados. y aquí se inicia ese concepto de la creación de depósitos bancarios, que Fisher llama el misterio de la circulación del crédito.

El prestatario puede ir a retirar esos 50 millones de florines en efectivo, pero la práctica general es de que el banco acredite su importe en la cuenta corriente del cliente. Por un lado tenemos en el activo 100 millones de florines y 50 millones de documentos descontados, y en el pasivo, los depósitos primitivos por 100 millones y luego 50 millones de depósitos nuevos originados en los créditos otorgados por el banco.
Además de la política de préstamos del banco, los depósitos crecen de 100 millones a 150 millones, o sea que aumenta el poder de compra de la colectividad en la parte de los préstamos otorgados por el banco que pueden ser utilizados en cualquier momento con la emisión de cheques, sin existir ninguna diferencia con los depósitos genuinos creados por el ahorro.

También el banco puede crear depósitos mediante sus operaciones de inversión. En la tercera etapa, el banco compra títulos en el mercado y entonces el estado de su balance es el siguiente:

Activo: Existencias de oro, 100 millones de florines; documentos descontados, 50 millones, y títulos en cartera, 50 millones o sea un total de 200 millones, y en su Pasivo, sus depósitos habrían vuelto a crecer de 150 millones a 200 millones, por el crédito en cuenta corriente por 50 millones que abre el banco a favor de los vendedores de títulos.