La ley de préstamos y arriendos, la historia de la política minera

Mientras que Estados Unidos mantuvo su política de neutralidad y se abstuvo de entregar materias primas o material bélico a Inglaterra y los demás países aliados, sino contra entrega de oro o divisas, era natural que el Imperio Británico considerara de una extraordinaria importancia estratégica el estímulo de la producción de las vetas auríferas, cuyo producto al ser vendido a la Tesorería norteamericana le permitía disponer de los dólares necesarios para obtener las vituallas y pertrechos con que proseguir el esfuerzo bélico.

Pero tan pronto como Estados Unidos puso en vigor la ley de Préstamos y Arriendos, se tornó evidente que el Imperio Británico podría disminuir su producción de oro sin que sufrieran des medros los suministros futuros que recibiera. Por otra parte, la menor actividad en
las minas de oro permitiría la utilización del personal obrero disponible en la producción de otros materiales más necesarios para la buena marcha de la guerra.

En el Canadá también se produjo el desplazamiento de la producción de oro a la de otros metales que ha reducido la extracción de dicho mineral. Con excepción de la Unión Sudafricana, cuyas autoridades monetarias no han podido acceder a una reducción drástica de la producción de oro, que constituye tina de las principales exportaciones del país y uno de los elementos básicos de su rédito nacional y de los recursos del fisco, en las demás naciones se ha logrado disminuir la, a lo que ha propendido -según ya dijimos- las dificultades para la reposición de las maquinarias y la elevación de los costos de producción, por la inflación monetaria que afecta a la mayoría de los países.

 

EL RITMO DE LA PRODUCCION DE ORO

 

Si bien el ritmo futuro de la producción mundial de oro dependerá del tipo de cambio que se fije a la libra esterlina y al dólar y al precio de compra del oro fijado por la Tesorería americana, no debe olvidarse que con la terminación del funcionamiento de la Ley de Préstamos y Arriendos, el Imperio Británico, que es el principal productor de oro en el mundo, tratará de estimular su producción, con cuya venta obtendrá los dólares que requiere con urgencia para adquirir diversos productos en los Estados Unidos.

Sobre el particular, el gobierno de Estados Unidos tomó una decisión impar tante, cuando resolvió en el mes de octubre de 1942 suspender la producción de las minas de oro, a fin de que los mi neros que se dedicaban a esas tareas pudieran aplicar su esfuerzo en la extracción de otros minerales de mayor valor estratégico.

La decisión de interrumpir la producción norteamericana de oro, no ha significado, sin embargo, modificación al guna en la política de compra de oro por el Tesoro de los Estados Unidos al tipo de 35 dólares la onza fina.

 

LA FUNCION FUTURA DEL ORO Y LOS ACUERDOS DE BRETTON WOODS

 

Hemos visto que el oro ha conservado en la Última década una de sus funciones primordiales que es la de ser utilizado como medio de pago en el campo internacional.

Esta función se mantiene en los acuerdos monetarios de Bretton Woods, pues una parte de la integración de las cuotas de los miembros que forman el Fondo Monetario Internacional y el Banco de Reconstrucción y Fomento, se hace en oro, permitiéndose que los países
adheridos realicen operaciones en metálico dentro o fuera del Fondo, siempre que se ajusten a las paridades previamente determinadas.

El Fondo Monetario Internacional también podrá adquirir con oro una divisa escasa, así como el oro que le ofrezcan en venta los países adheridos a cambio de cualquier moneda extranjera que se encuentra en su poder. Ello no impedirá que cualquier país productor de oro venda el oro recién extraído de las minas en cualquier mercado. Por otra parte, toda modificación en la paridad de la moneda de cualquier participante, en términos de oro, obligará a un reajuste en el valor oro del activo del Fondo para mantener su valor.

Estas disposiciones significan que el oro seguirá desempeñando sus funciones, como medio internacional de pagos. La segunda función que tiene el oro en el régimen de patrón oro es la de servir como unidad de valor al fijarse rígidamente las paridades de las distintas monedas en términos del contenido metálico de cada una de ellas.

El oro sigue usándose en los acuerdos de Bretton Woods, como el común denominador de los valores, pero con la flexibilidad de poder modificar los tipos de cambio en términos del dólar oro, dentro de los límites establecidos en el acuerdo.

Al fijarse el valor de las monedas en términos del oro, se descarta la posible eliminación del oro como instrumento monetario, que sería fuertemente resistido por las tres grandes potencias mundiales, que tienen interés en que ello no ocurra, pues mientras los Estados Unidos es el principal poseedor de oro, el Imperio Británico y la Unión Soviética como productores reciben ventajas con la explotación del metal amarillo.