El premio del oro

Cuando se suspende la conversión metálica, el oro deja de circular como moneda y lo hace como mercadería, que se cotiza en términos de la moneda nacional. Si se necesitan 200 pesos papel para adquirir 100 pesos oro, se dice que el premio del oro es del 100 %.

FACTORES QUE INFLUYEN EN LAS OSCILACIONES DEL PREMIO DEL ORO

 

a) LA CANTIDAD DE PAPEL MONEDA.

El primer elemento que influye en el premio del oro es la cantidad. de moneda emitida, pues según ya hemos visto, al aumentar la emisión, suben los precios y se produce el déficit del comercio exterior, lo que incide en la cotización del oro, porque al exportarse el metal amarillo, la cantidad que queda en el país tiende a reducirse. Disminuye la oferta de metálico en el país, mientras que la demanda sigue siendo igual o aumenta.

Con una menor oferta y una mayor demanda de metálico, el precio del oro sube.
Los economistas argentinos que estudiaron en el siglo pasado el régimen del papel moneda inconvertible, sostuvieron que el único factor que intervenía en la depreciación monetaria de su país era el aumento de la emisión delmedio circulante. Sin embargo, hubo períodos en la historia monetaria argentina, donde la emisión no había aumentado o disminuido, no obstante lo cual el premio del oro fluctuaba.

 

b) LAS FLUCTUACIONES DEL BALANCE DE PAGOS.

 

- La razón de esta anomalía fue explicada por el Dr. John H. Williams, de la Universidad de Harvard, quien en un estudio sobre El Comercio Internacional Argentino en un régimen de papel moneda inconvertible, 1880-1900, sostuvo que en el premio del oro no sólo intervenía la emisión del papel moneda, sino también las alternativas del balance de pagos.

Si se exporta oro para saldar un balance de pagos negativo, disminuye la oferta de oro existente en el mercado y sube el premio aun cuando la cantidad de moneda en circulación no se modifique. El fenómeno contrario se producirá con un saldo positivo en el balance de pagos, que traerá un ingreso de oro. Esta importación aumentará la oferta de metálico en plaza y el premio del oro bajará, aun cuando no se altere el medio circulante interno. Por lo tanto, las fluctuaciones del premio del oro están ligadas al curso del balance de pagos del país, prescindiendo de los movimientos que puede haber en el papel moneda.

 

c) LAS MANIOBRAS ESPECULATIVAS.

 

Las maniobras especulativas pueden también alterar el premio del oro. En la Argentina se comprobó que los bancos muchas veces hacían especulaciones para modificar el premio del oro en el mercado. Si vendían oro aumentaba la oferta de metálico y el premio del oro bajaba, y cuando hacían operaciones contrarias, el premio del oro subía. Los bancos hacían estas operaciones no sólo con el propósito de obtener un beneficio en la compra-venta del metal, sino también para mejorar la cotización de los títulos argentinos en poder de grandes casas europeas que enviaban oro al país.

En ese entonces -fines del siglo pasado- buena parte de los títulos argentinos estaban colocados en el extranjero. Cuando el premio del oro estaba muy alto, y en consecuencia la moneda nacional muy depreciada, los títulos nacionales bajaban de precio. La elevación artificial de estos precios para beneficiar a los tenedores de títulos del exterior, se hacía por intermedio de los banqueros europeos que enviaban partidas importantes de oro al país.

Como las cantidades que había en el mercado local eran muy chicas, esos ingresos de oro afectaban la fluctuación: del premio del oro. Venía el oro al país, aumentaba la oferta de metálico y el papel moneda se valorizaba respecto al oro; el premio del oro bajaba y había una impresión general de que el país estaba mejorando y subía el precio de los títulos, cuando en realidad se trataba de una maniobra especulativa que afectaba el premio del oro en la Argentina.

Es atendible la razón por la cual los tenedores extranjeros deseaban la estabilidad de la moneda nacional, cuando los títulos que poseían estaban emitidos en pesos argentinos, porque sus rentas en pesos moneda nacional, al convertirse en moneda extranjera, daban un importe cada vez menor, al aumentar la: depreciación de la moneda argentina.

 
d) LAS PERSPECTIVAS DE CONVERSIÓN DEL PAPEL MONEDA.

 

- Por último, otro factor relevante que afecta el movimiento del premio del oro es la perspectiva de conversión del papel moneda en metálico.
Toda vez que un gobierno emite papel moneda, se tiene la impresión que esa situación no durará mucho tiempo y que deberá llegar un momento en que se volverá a la conversión. Dicha impresión existe, porque se sabe los graves defectos que tiene el papel moneda inconvertible.

El caso histórico de Inglaterra explica cómo las posibilidades políticas afectan .el premio del oro. El Reino Unido estuvo en un régimen de papel moneda in. convertible desde el año 1797 hasta el año 1821. Según el profesor Taussig, al evadirse Napoleón de la isla de Elba, perturbó la situación inglesa haciendo subir el premio del oro, pero cuando Napoleón fue derrotado en Waterloo, ocurrió lo contrario. Vemos aquí cómo la fluctuación del premio del oro está ligado a la posibilidad más o menos inmediata de una conversión metálica.

 

FORMAS DE VOLVER A LA CONVERSION MONETARIA

 

Llegamos ahora a un punto muy interesante sobre el que giran muchos de los análisis que se hacen respecto del papel moneda y que se refieren a la forma en que puede volverse a la conversión.
¿En qué condiciones debe volver a la conversión un país que está en un régimen de papel moneda inconvertible?

Existen varias posibilidades:

1), volver a la conversión a la par;

2), al precio del mercado, y

3), no volver más a la conversión.

El tercer caso se presenta cuando la moneda se desvaloriza completamente, como sucedió con el marco y el rublo una vez terminada la primera guerra mundial.

El distinto procedimiento que se adopte, tiene una gran importancia, desde el punto de vista económico-monetario, según lo demuestra la experiencia recogida después del conflicto de 1914. Dicen los economistas que cuando la depreciación monetaria no ha sido muy honda ni ha durado mucho tiempo, no hay inconveniente en efectuar la conversión a la par, porque si la desvalorización es reciente, el sistema general de los precios y contratos no ha podido modificarse en forma fundamental, y puede retornar sin mayores dificultades a los niveles anteriores.

 

a) LA VUELTA A LA PARIDAD.

 

- El procedimiento más sencillo para volver a la par es el que se presentó en los Estados Unidos en el período 1862-79. después de la guerra de Secesión.
No se aumentó la cantidad de billetes inconvertibles. ni tampoco se la disminuyó en grandes cantidades y. sin embargo, el premio del oro tendió a disminuir, porque aumentó la riqueza colectiva del país, debido al extraordinario avance de la colonización hacia el Oeste y la mayor producción.

Dice Taussig -a quien seguimos en esta exposición- que los medios de pago que había en ese entonces en circulación, vinieron a ajustarse a las necesidades del mercado, llegándose a la conversión ala par en el año 1879, sin necesidad de hacer ningún manipuleo monetario y bastando mantener el volumen del ci1:culante que unos lustros antes se consideraba redundante.

 

b) EL CASO ARGENTINO.

 

- Este fenómeno del retorno a la par, también pudo haberse producido en la Argentina, a fines del siglo pasado, pero ese movimiento fue impedido por las clases agropecuarias que, atemorizadas de la baja de precios, impusieron el canje del peso moneda nacional al tipo de 44 centavos oro, en lugar de dejarlo llegar a su par de 100 centavos oro.

No hubo un aumento de emisión de papel moneda, pero tampoco una disminución importante de circulante. Lo que pasó fue que el país tuvo una serie de balances de pagos favorables, debido a que se aceleraron las exportaciones, que junto con la llegada de capitales extranjeros, tendió a valorizar el peso moneda nacional que hubiera llegado a la par, si no se. hubiera fijado su precio a un nivel dado, para impedir nuevas bajas en los precios de los productos argentinos.


c) EL RETORNO AL PRECIO DEL MERCADO.

 

El otro sistema de vuelta al régimen de conversión, consiste en aceptar la cotización existente en el mercado. Los economistas sugieren este procedimiento cuando la depreciación ha durado mucho tiempo; en tal caso la vuelta a la conversión se establece en el momento oportuno, fijando a la moneda un menor contenido metálico, que coincide con la cotización imperante en el mercado.