El valor de la moneda

Veremos algunos ejemplos del valor de la moneda en Argentina, en Filipinas y en un integrante del BRIC, la India que, por la importancia y enseñanzas que encierran, merecen nuestra atención en un enfoque histórico, para entender la actualidad.

EL CASO DE LA INDIA (1893-1898)

La India, durante el período 1893 a 1898 vivió en un régimen de patrón plata. El sistema que regía era el de la rupia, que era una moneda que tenía 180 gramos 11 /12 de fino de plata. Una tola, que era una medida de plata mercadería equivalente a una rupia, se podía convertir en cualquier momento en una rupia, pagando un recargo del 2 % que representaba los gastos de acuñación. Entre el costo de la moneda mercadería y el de la moneda propiamente dicha no existía otra diferencia que ese 2%.

El 26 de junio de 1893, el gobierno de la India prohibió la acuñación de la plata, porque quería evitar la baja de la rupia producida por la caída del precio de la plata en el mercado internacional y deseaba elevar el valor de la moneda india a 16 peniques. ¿En qué forma podía llegar a obtenerse esta elevación del precio de la moneda autóctona, no obstante que su contenido metálico tendía a depreciarse en forma paulatina, debido a la baja del precio mundial de la plata?

Simplemente manteniendo constante la oferta de la moneda india, al no acuñar nuevas unidades monetarias y esperando que el aumento de la demanda de la moneda, por la expansión de los negocios, valorizara ese signo. En forma paulatina se llegó a ese resultado, hasta que en el año 1898, la rupia valía 16 peniques en moneda inglesa, mientras que la cantidad de metal que representaba costaba en el mercado menos de 10 peniques. La discrepancia producida entre la moneda en términos de contenido metálico y de su valor exterior se explica por la rarefacción del medio circulante. Había hambre de moneda, como decían los ingleses.

 

EL CASO DE LAS ISLAS FILIPINAS (1907)

El otro caso citado por Kemmerer es el de las Islas Filipinas. Allí pasó este hecho curioso que se inicia el 17 de noviembre de 1907 y dura dos años: Había una cantidad de pesos filipinos superiores a las necesidades del mercado. Tal situación podía haber desaparecido con la exportación del peso filipino de plata a Londres o Nueva York, pero el gobierno prohibió su salida y parece que el control fue tan eficaz que durante dos años la moneda filipina valía en Londres 13,20 % más que en Manila. La razón era que la cantidad de moneda existente en el mercado interno era constante, mientras su demanda era inferior.
 

 

EL CASO DE LA ARGENTINA (1894-1899)

 

Un tercer ejemplo es el de la moneda papel argentina, en donde tampoco es ajena la oferta y demanda de moneda.
La cantidad de papel moneda argentina no tiene mayores fluctuaciones en el lapso 1894-1899, en tanto que su demanda se acrecienta por el mayor volumen económico de los negocios.

La mayor necesidad de numerario ex plica la disminución del premio del oro, que baja de 257 % en 1894 a 125 % en 1899.
Estos ejemplos prueban el funcionamiento de la teoría cuantitativa de la moneda, cuando no se producen complicaciones por los movimientos del crédito.

Un análisis estadístico interesante de la teoría cuantitativa fue hecho por el profesor sueco Gustavo Cassel. Para comprenderlo debemos hacer previamente una ligera referencia a los movimientos de las curvas estadísticas.
 

 

LOS MOVIMIENTOS DE LAS CURVAS ESTADíSTICAS

 

Se entiende por movimiento secular de una curva la tendencia persistente de ascenso o descenso que muestra la misma en el curso del tiempo. Un ejemplo sencillo de tendencia secular se encuentra en la población, que en períodos normales muestra un ascenso a largo plazo.
El movimiento estacional de una curva se refiere a la que se produce durante el año, de acuerdo con las estaciones, como sucede con los precios de las hortalizas, las frutas, etc. Otro ejemplo de curva estacional se encuentra en las ventas de los grandes almacenes y tiendas cuyos importes más elevados están dados en las épocas de aprovisionamiento que hace la población con los cambios de las estaciones.
El movimiento cíclico en las curvas estadísticas es el que refleja el proceso de los ciclos económicos, con sus fases ascendentes y descendentes.
Cuando se observa una curva de precios y se verifica que sus oscilaciones se parecen a las del ciclo económico, se dice que existe un movimiento cíclico en la curva.

Los estadígrafos, luego de hacer los análisis de los distintos elementos de las curvas, se encuentran con que hay ciertos movimientos bruscos que no tienen ninguna explicación razonable, los que reciben el nombre de movimientos erráticos. En estadística se estudian los distintos procedimientos que permiten determinar estas fluctuaciones.


LA TEORíA DEL PROFESOR CASSEL

El profesor Cassel, para hacer el análisis del poder adquisitivo del oro tomó el índice de los precios mayoristas ingleses.
Ya conocemos las Críticas que se hacen a estos precios para medir el poder de compra de la moneda. Las razones que dio el profesor Cassel para adoptar el índice de precios mayoristas eran las siguientes: a) que en el período analizado (1850 a 1910), Inglaterra estaba en plena política de libre cambio; b) que ese país era el mercado en donde convergía todo el comercio internacional, y c) que en dicho lapso funcionó en una forma bastante notable el sistema del patrón oro. La curva de los precios mayoristas Londinenses le sirvió para hacer un análisis de la influencia que tenía la producción mundial de oro en dichos precios.

Inicia la verificación de la curva de los precios y observa un hecho de indudable interés, cual es que el nivel de los precios de 1850 era más o menos el mismo de 1910. Luego arguye que la producción mundial de oro ha servido para mantener los precios en esos dos años.

Toma la producción mundial en ese período y la divide por el número de años para determinar cuál ha sido el crecimiento anual de oro durante ese lapso y determina un promedio anual de crecimiento igual al 2,8 % al que agrega 0,2 % por desgaste, pérdida y atesoramiento del metal amarillo: la tasa normal de crecimiento del oro sería del 3 %. Compara luego la producción real de cada año con la producción normal, y con las relaciones obtenidas dibuja una curva que muestra un gran sincronismo con la curva secular de los precios. Encuentra que de 1850 a 1887, el volumen real de oro fue mayor que el normal, y esa mayor oferta real respecto a la oferta normal trajo un movimiento ascendente de precios, en tanto que en el lapso 1887-1910, la oferta de oro efectivo fue inferior a la normal y los precios mostraron una tendencia declinante. Cassel ha considerado que estos cálculos tienen gran importancia y ha estimado que el progreso económico mundial estaría dado por el 3 % por lo que bastaría que la producción de oro del mundo fuera también del 3 % para que los precios no fluctuaran.

Dice que si se pudiera llegar a hacer coincidir la demanda mundial de oro para fines monetarios con su producción mundial, no se produciría el movimiento secular de los precios, lo que disminuiría sus otras fluctuaciones. La tesis del profesor Cassel ha sido discutida en la parte porcentual o numérica de sus cálculos. También se ha manifestado que dicho escritor no ha tenido muy en cuenta la influencia que tiene todo el sistema bancario y en especial el de los Bancos Centrales en el mecanismo de los precios.