Acciones y haberes

Las acciones pueden venderse al público a un precio mayor o menor de su valor nominal. Si el precio es mayor que el valor nominal, el exceso recibe el nombre de premio o prima. Esta prima de emisión puede ser fijada por la compañía, cuando hay mucho interés de parte del público en suscribir acciones.

No se puede hacer objeción alguna a que el premio sea acreditado a la cuenta de Pérdidas y Ganancias, pero este procedimiento no es usual. Se destina, en cambio, el importe de estas primas de emisión, a sufragar los gastos de administración.

Si en cambio se emiten acciones bajo la par, o sea con descuento, este descuento se pasará a Pérdidas y Ganancias, pero por prorratas, por un cierto número de años, de la misma manera que se efectúa el castigo de los valores.

HABER

Cuando el número de títulos emitidos por una sociedad anónima es lo Suficientemente importante para dar origen a una corriente normal de transacciones, es muy útil procurar que aquéllos sean admitidos a la cotización de ¡as Bolsas de Comercio. La introducción de los títulos en la Bolsa centraliza las ofertas y las demandas de títulos, y permite a quienes desean comprar o vender, encontrar interesado para realizar la operación de que se trate.
Si la sociedad se halla en una situación próspera y reditúa buenos dividendos, su crédito queda confirmado a los ojos del público por las cotizaciones firmes de sus acciones en la Bolsa.

 

MORA EN EL PAGO DE ACCIONES SUSCRIPTAS

 

Los accionistas, al firmar la boleta de suscripción de acciones se comprometen a pagar el valor de las mismas en la forma y tiempo establecido por el directorio de la sociedad.
Para los casos en que los accionistas dejen de aportar sus cuotas en la forma convenida, los Estatutos contienen generalmente cláusulas penales que facultan al directorio para que adopte, a fin de cobrar las cuotas adeudadas, alguno de los siguientes recursos:

 

 

  • 1 Exigir judicialmente el saldo adeudado y pago de los intereses.
  • 2 Hacer vender en remate los certificados de acciones que no fueron pagadas.
  • 3 Dar por caducados los derechos del accionista en mora, confiscando las respectivas acciones.  

El procedimiento a seguirse debe ser uniforme, igual para todos los suscriptores de acciones que incurran en mora. El directorio no puede reservarse la facultad de proceder en forma distinta contra los deudores morosos por integración de acciones, debiendo entenderse que las cláusulas penales que con tengan los Estatutos serán aplicables a todos por igual, sin diferencia que nazca de las deliberaciones del directorio.