Empresas y negocios

El negocio moderno es dinámico y continuamente cambiante. En efecto, frecuentemente se dice que lo único que es seguro en los negocios es el cambio. Cualquier negocio que no se adapte a estos cambios, que ocurren constantemente, es seguro que será dejado atrás por sus competidores que están más alerta y que han aprendido esta importante lección comercial. No debe inferirse, sin embargo, que por el sólo hecho de que un método o sistema haya sido usado por largo tiempo, tenga necesariamente que ser equivocado. El éxito de un sistema o procedimiento no está determinado por su antigüedad, sino, más bien, por su adaptabilidad a las condiciones a que se ve abocada la organización y por la ayuda que le presta para alcanzar los objetivos del negocio. Por lo tanto, es necesario que el administrador examine constantemente sus sistemas, métodos y procedimientos a la luz de las condiciones existentes.

Ciclos del negocio

Los ciclos de negocios afectan a todos los tipos de negocios, y el descuidar la consideración de la fase del ciclo de negocio en la cual se encuentra en el momento en que se traza el cuadro del porvenir, afectará su precisión. Estos altibajos regulares del negocio, con sus períodos de expansión y contracción, que generalmente duran de tres a cinco años, si no son considerados a la luz de la realidad, pueden conducir a un optimismo o pesimismo exagerados.

Por ejemplo, el trazar un cuadro futuro en el momento de máxima expansión de un período, presumiendo que el negocio siempre marchará con ese ritmo o aun mayor, llevará a un error. Un fabricante de muebles de oficina aumentó al doble el tamaño de su fábrica en el momento culminante del ciclo, con el resultado de que esa obra, cuya construcción había contratado durante un período de alto costo de la edificación, le trajo aparejados costos fijos, intereses de hipotecas, impuestos, etc., mucho más grandes que los que él pudo soportar durante el subsiguiente período de depresión, viéndose así forzado a la quiebra.

Desgraciadamente, no existe un método matemático que pueda ser seguido en forma tal como para predecir con seguridad absoluta cuándo ocurrirán períodos de expansión o de contracción. Sin embargo, esta técnica está bastante bien desarrollada como para poder indicar aquellos períodos en los cuales es necesaria la cautela y aquellos en los que se aproxima la expansión.

 

 

Rentabilidad de los negocios

 

Al determinar la rentabilidad de un negocio en particular, se debe considerar primeramente el de la industria en general, y sólo más tarde la posición de la compañía dentro de esa industria.

Existe una gran diferencia, tanto en las ganancias como en la bondad de la administración, aun en compañías que actúan dentro de una misma industria. La industria moderna es dinámica y constantemente cambiante y que la administración debe ser capaz de adaptarse rápidamente a las condiciones cambiantes.

En los últimos años la forma de encarar la solución de los problemas comerciales ha cambiado, de aquella basada sobre el rendimiento anterior, la rutina y la tradición, a otra basada en el uso del método científico. La tarea del gerente comercial es la de planificar, organizar, dirigir y controlar las actividades de un negocio para obtener las deseadas ganancias. Estas ganancias de un negocio son afectadas por factores internos, sobre los cuales el gerente tiene con-trol, y por factores externos, sobre los cuales tiene escaso o ningún control.