Iniciar un negocio

Nuevos negocios

 

Antes de iniciar un nuevo negocio o trazar planes que involucren la expansión o contracción de alguno ya existente, se deberán avaluar muy cuidadosamente, por medio de un análisis, el porvenir de esa industria y la posición que la nueva compañía o la compañía existente ocupará en él.
Cosas tales como las opiniones de los amigos, las ganancias presentes de esa industria, la demanda actual de esos productos o la capacidad de la industria, podrán "llevar a decisiones equivocadas si no se estudian previamente con mucho cuidado. Desafortunadamente, cuando estas decisiones ya se han tomado no pueden ser fácilmente corregidas y, a menudo, originan a la empresa grandes pérdidas. Antes de entrar con precipitación en un negociase deberá tomar suficiente tiempo como para examinar todos estos aspectos, tanto técnicos como económicos. Si el negocio es suficientemente bueno como para justificar que se dé el primer paso, esta característica no se verá amenguada por la demora que pueda ocasionar un cuidadoso examen.

Las decisiones que se tomen referentes a la construcción de un nuevo edificio, para la fabricación de plásticos, por ejemplo, se verán grandemente afectadas por consideraciones tales como los procesos que serán usados, el volumen de producción que se anticipa, la demanda permanente de- estos artículos y la naturaleza y residencia de los dientes.

Decisiones tales como la compra de maquinaria, que ahorra mano de obra, se verán afectadas por el cuadro fu. turo del negocio y los costos de sus operaciones. Por ejemplo, es más probable que se compren las máquinas en un período de costos dé mano de obra en alza, que si se perfilasen probabilidades de costos reducidos.

 

Financiación de un negocio

La financiación de un negocio es de gran importancia para su éxito; por lo tanto, el estudio cuidadoso y el análisis, para determinar el mejor sistema o siso temas, son de la mayor importancia. Esto no sólo es valedero para las grandes empresas, sino que se aplica igual. mente a las pequeñas compañías. Uno de los primeros requerimientos es el de asegurar fondos adecuados para operar con el negocio en forma económica. La falta de capital adecuado impide, por ejemplo, la obtención de concesiones en los precios debidas a compras en grandes cantidades o por pagos al contado. Además, muchas compras ventajosas, que se podrían haber efectuado si se hubiera contado con dinero en efectivo, se pierden cuando los fondos necesarios no están disponibles, causando así la pérdida de economías que podrían haber permitido una mecanización en mayor escala. La falta de suficiente capital circulante puede limitar la cantidad de bienes que se pueden producir con el equipo existente, especialmente si transcurre un tiempo relativamente largo entre el comienzo de un pedido en la fábrica y la fecha de su terminación.

No sólo es necesario contar con capital adecuado para organizar y manejar un negocio, sino que este capital también debe ser obtenido a un costo razonable. El costo del capital dependerá, en parte, del método de financiación de la empresa, como así también del sistema de administración de la compañía y de las probabilidades y magnitud de los riesgos que se corran. El capital especulativo requiere un margen de ganancias alto, mientras que la financiación de la producción de un simple pedido involucra relativamente pocos riesgos, y los fondos estarán disponibles a poco costo.
 
La financiación de un negocio deberá mantenerse sobre una base tan flexible como sea posible. Bajo ciertas cir-cunstancias, no deberán descuidarse las oportunidades de devolver préstamos antes de su vencimiento, sin penalidades, o de trocar obligaciones y debentures con tasas de alto interés, por otras de interés más bajo.

Las compañías deberán refrenar en forma absoluta sus deseos de expansión hasta tanto se hayan asegurado en forma . completa de que tal expansión no sufrirá ni ocasionará tropiezos financieros en caso de que en el futuro algunos de los planos no se materializaran completamente. Muchas buenas compañías se han visto arrastradas a la quiebra sólo por esta razón.
La apertura de crédito a los clientes deberá ser controlada muy cuidadosa. mente para asegurarse, en una forma relativa, de que las mercaderías vendidas serán pagadas prontamente. De no ser así, el arrastrar grandes cantidades de dinero en cuentas lentas o morosas, atascará los fondos de la compañía en forma desagradable.

La administración del negocio deberá tener siempre a mano un presupuesto de los efectivos, de modo que pueda estar siempre al tanto de los ingresos estimados. Sobre este presupuesto se podrán hacer planes adecuados para solicitar préstamos de fondos cuando éstos sean necesitados, como así también los arreglos para su devolución cuando los ingresos excedan a los gastos. La planificación financiera de este tipo será de enorme ayuda para manejar las finanzas de la compañía.