Seguro de vida del negocio

Dada la importancia que tiene el seguro de vida para un individuo y para la seguridad de su familia, no deberá verse limitado a las personas. El seguro de vida, bajo una forma de seguro comercial, protege al negocio en la misma forma en que protege a la familia. Cualquiera sea la clase de propiedad sobre un negocio, el seguro de vida puede ser de valor.

En las sociedades, por ejemplo, la muerte súbita de uno de los socios podrá causar dificultades financieras a los socios restantes, debido a la insistencia por parte de los herederos del socio fallecido para que se efectúe una liquidación de sus intereses. El seguro de vida pagadero al negocio o en cualquier otra forma facilitará la debida transferencia de la participación del fallecido a sus herederos, sin entorpecer financieramente por eso el negocio.

El crédito del negocio podrá en esta forma mantenerse durante ese período de esfuerzo financiero, y hasta se podrán obtener fondos adicionales en un momento en que sean necesarios nuevos gastos.

Algunas compañías hacen uso del seguro de vida para protegerse contra demandas irregulares de dinero al negocio. En tales casos se hace uso del valor en efectivo que provea la póliza, para obtener en esta forma los fondos necesarios.

Un uso muy importante del seguro de vida dentro de un negocio es el que se hace en los casos cuando un solo in. dividuo ocupa una posición llave dentro del mismo; en este caso, su actuación es tan personal, que si falleciera, ciertos proyectos se deberían dejar sin efecto. Es más: un simple individuo suele ser de tanta importancia en la opi-nión de los clientes y de los acreedores, que ellos podrían preguntarse si el negocio sobrevivirá o no sin él.

Muchas veces el crédito y la buena voluntad se ven dañados por la muerte de un empleado de alta categoría, y con el seguro se proveen los fondos necesarios para mantener el negocio durante el período necesario de su reajuste a la nueva situación. En algunos casos, el único objetivo de una póliza de seguro de vida es el de proveer fondos para el adiestramiento de un sucesor.

Un problema importante que se presenta al liquidar los intereses de una sociedad o compañía, es el de su valoración. Previamente a la muerte, las partes interesadas deberán efectuar valuaciones a intervalos regulares, y establecer que esta valuación será la que se use en caso de muerte.